lunes, 18 de noviembre de 2013

Sólo un sueño

                         

              De repente estaba allí, entre sus aguas cándidas y oleadas, sin más ni menos  que un subconsciente desbordado en incertidumbre, esperando como una niña ,impaciente , angustiosa. Entre mis pies se desvanecían los pájaros bajo el agua que revoloteaban curiosamente mis piernas escamosas; Huí caminando ,para no desvanecerme , para no caer , con un cielo amontonado en los corales , que también huía. Las nubes espumosas traían la lluvia, que sobre nosotros bulliciosa latía,  acarreando hojas marchitas , suscitando viejas premisas, que como un pez colosal Se apoderaba de mi cuerpo , jalándome al fondo de las aguas,  envolviéndome en sus fauces ; mi cuerpo se estremecía de miedo , lleno de humedad , de saliva , de un sabor agrio color melado , formando parte de sus jugos  ácidos moldeando mi cuerpo en quemaduras que separan la piel del musculo , renaciendo entre los huesos ,de mi misma, desde mi interior , del dolor que yacía en mi , en mis entrañas, devorando lentamente  mi cara , hasta dejarme sin rostro, sin identidad, y sólo desvanecerme en el misterio del mar, como un susurro, como el murmullo , como la sal.