jueves, 9 de enero de 2014

Microcuento de un hombre enamorado





          Érase un hombre enamorado perdidamente de una mujer, ella era de largos cabellos que asemejan el trigal, de pies ligeros, y habla elocuente, pero sobre todo a las cosas eran sus ojos  negros tan infinitos lo que lo habían hecho perder en si. La había conocido casi por accidente, "simplemente apareció" dijo el a todos sus amigos, que incrédulos no daban fe a las hablas de aquel pobre hombre. El no tenía fotos de ella , ni conocía a sus familiares o allegados, y ella no conocía a los de el; ciertamente sólo aparecía en el momento correcto, el instante exacto de la pesadumbre del alma para verterle a su corazón de la miel que ella  guardaba. Sus charlas eran largas  y desenvolvedoras, con  sus manos largas y delgadas le explicaba las historias que ella había vivido, y de vez en cuando le repetía " Tu has leído bastante, has llenado tu mente de conocimiento, constelado el cielo, Pero yo, todo aquello lo he sentido con las venas abiertas" . Ay que desvene era el de el por ella,  la amaba sin ataduras pero se ataba a ella .Un  día se quedo esperándola en el desván , mirando a los lejos las casas finitas y los rosetones de la iglesia, Pero ella no llego ;Pasaron los días y los meses, llegaron las lluvias , florecieron las flores, nuevos niños nacieron , Y ella no llegaba. Pobre de aquel hombre, que amargo era el sabor de la desdicha, ¿acaso su amor ya no lo quería? . Lo cierto es que fue muriendo lentamente ,la gente le sentía pena ,y los que lo conocían cercanamente, muchos lo tacharon de loco. ¡Ella no existe! , así le dijeron ,y su alma moría ; ella ya no estaba y su corazón no latía. Al fin decidió acabar con su vida, con su cuerpo mortal, ordeno lentamente sus papeles y libros ,y dejo una pequeña nota en el escritorio, Tomo su ultimo café , libero a su ave, compañera de años; cuando ya se sintió preparado con el destino en sus manos ,oyó una monótona voz , era aguda y tintineaba en su oído , se acerco lentamente  y vio unas manos salir del espejo,  las tomo y sintió su calor, Por primera vez en nueve meses sentía algo como aquello. Simplemente desapareció, Algunos dicen que huyo de lo cotidiano a renovar su vida, los más paranoicos que había sido secuestrado, y los más cercanos que se había suicidado, Pero la policía nunca encontró cuerpo o indicios de el, así que se manejo como una simple desaparición, Sólo encontraron una pequeña nota en el escritorio que decía : "Vaya usted a saber si existía, Sólo sé que yo ya moría". 


                                                                                                                                                                                                                                                                       Paola Valencia .
                                                                                                                                                                                                                                                                                           Maracaibo, 10/1/2014 , 


Un cordial Agradecimiento a , Mr. Blanchard .