jueves, 17 de octubre de 2013

La Mujer Hecha Isla

                                     Isla Zapara- Edo. Zulia


llegaban como aves ,
y como aves se iba,
tan reciproco su silencio,
monótono en el oído,
 ausente pero no distante,
 vació pero no lejano,
 y a veces
 como una mariposa
se posaba entre mis manos.

 tal vez saber
 si estas viva,
 por tus labios poseer
alguna rima,
y entre tus aguas
algún pez de color lila.

callando la marea,
esperando el agua turbia,
para callarte
en un instante,
para morirte
de alegría ,
siendo dueña
 de lo indeseable,
gloriosa, profunda,
 navegante entre navegantes,
como olvidarte
 sin alguna vez
 llegar a odiarte.

Sin soñarte en el naufragio
De tus tierras implacables
¿A donde vas?,
¿De donde vienes?,
Y en la fortuna de tu desgracia
Por allí no te han extrañado,
Entre tus cabellos oscuros
Se te enredan los corales.

Los caminos son arenales,
Forjados en mentiras
Y en el cielo oscuro
Se esconde tu desdicha,
Como un hombre
no podría codiciar
 tu piel mestiza ,
Y hacerte suya
por gracia divina,
Y robarte las palabras
de tu boca indígena.

Tu sangre en el manglar
ha quedado para siempre,
Y entre el eco de los pueblos
Susurras ser la isla viviente,
En paz como la arena
en el andante viento,
Y tus ojos mirando el horizonte,
Y tus labios besando
Las dunas
En un sueño durmiente.



                                                          La isla zapara era habitada por la                                       tribu  indígena añu, los cuales con la llegada de                             los españoles  fueron esclavizados. Tuve un sueño, una mujer indígena hecha esclava sexual de exploradores españoles, la mujer al morir , su esencia , su ser, quedaba impregnado en la isla, a tal punto de formar parte de ella, por fin en libertad, quería utilizarlo para el concurso nacional de Poesía liceista Lydda Franco Farías, Pero preferí compartirlo en el blog , para que lo disfrutéis tanto como yo al escribirlo.

                                                                Un Saludo desde Venezuela,

                                                                                 Paola Valencia