lunes, 9 de septiembre de 2013

Nix


     Eran tal vez perros los que aullaban, era tal vez el viento, o tal vez solo era el bullicioso sonido de mi mente al soñar, soñar despierta, entre el armonioso caos de una ciudad dormida; entre líneas y curvas, entre verdad y mentiras, descansaban, frágilmente. la noche despierta jugaba con mi mente, con mis ojos, con algo más, tal vez mi corazon, ramas crecían sobre el cemento, hojas posadas en el aire , la sombra como agujero negro en el pavimento, en la línea , en la curva , en la ciudad ; pequeños rumores que viajan a través de la luz en la oscuridad, luz frívola de exquisito resplandecer, chocando con almas en penas que vagan en horas de sueño quebrando espacios de silencio en este caos; en esta locura, en esta mentira hecha verdad. Es tan hábil su ensordecedor silencio, que apenas convive con ecos lejanos en la ciudad, o tal vez la ciudad es mi cabeza… ,y la verdad es una mentira, o le miento a la verdad? .Vi como corrían entre el viento las sombras en metamorfosis, de desecho a fantasma aullador, de felino a pájaros atrapa sueños, de edificio a majestuosa colina,  simple como el llanto de un niño se iban , se escurrían , se fragmentaban, en paredes , en líneas , en curvas , que ahora eran espirales disonantes entre el rumor de la noche. La noche en mi , como yo la noche, como tu el silencio, y él la hostil soledad sin estar solo, como la ciudad en mi cabeza, como mi cabeza en la ciudad, como la mentira alegre en mis ojos , como el baile en el viento, como la sangre en mi corazón , en mis manos , en la línea, la curva , que ahora es espiral, como la locura feliz en la oscuridad...